28-11-2019, 22:38 h. - ID. 92
Chus Galiano
Enhorabuena por el panorama que presenta esta edición sobre el valor económico de nuestro arte y lo que realmente pintamos los artistas en este país, donde el arte es un toro, un baile o un buen pase del jugador estrella del momento, en lugar de lo tratamos de hacer desde este colectivo con nuestro trabajo diario.

Es una pena que muchas veces, incluso para nosotros mismos, prime este valor en lugar del artístico, pero esta es la sociedad que nos ha tocado vivir, no estamos en la antigua Grecia, hoy el dinero manda y pocos son los que entienden que el artista, sin este tipo de distracciones, es capaz de llegar a ser ultra-artista como poco, de lo contrario existirían becas vitalicias por parte de "nuestros" gobiernos para todo aquel artista que demostrase continuamente su condición de creador de belleza destinada a la comunidad, en detrimento de los sueldos vitalicios a los políticos.

Lamentablemente no veo mucho futuro a una buena producción artística mientras se sigan los cánones de la pela.

En mi caso afortunadamente es distinto, durante los últimos 20 años me he ganado la vida como diseñador gráfico y no dependo de vender mis obras para poder vivir del arte o que me reconozcan como "artista que vende sus obras".

Todo lo contrario, he tenido oportunidad de vender en las exposiciones realizadas hasta la fecha o desde mi cuenta de instagram @galiano.art y no lo he hecho, simplemente porque no lo considero. Quizás un día lo haga, pero de momento disfruto pintando sin presiones, organizando las colecciones que quiero según la temática que me parece y sin depender de que le guste a uno u a otro, tan solo a mi. El caso es que después parece que le gusta a muchas de las personas que ven mis trabajos.

Esto me permite un control total sobre mi producción, llevándola a donde la quiero llevar, trabajando sin condiciones de "mayoristas" que, lejos de ser amantes del arte, tratan de vivir mejor que los propios productores.

No concibo una colaboración abusiva con cualquier entidad u organismo que quiera sacar tajada, limitando mi producción, consiguiendo exclusividad y desvirtuando mi precio real, por poner mis creaciones en un sitio posh, con unos focos tal y un público de lo más in. Si quieren ponerle luces a mis trabajos que sea en condiciones pactadas donde haya principios y acuerdos lógicos por ambas partes.

Por otro lado, trato de apuntarme a todos los los concursos y proyectos que aún quedan sin que haya un amigo de un primo que conozca a uno de los miembros del jurado. Algún día si gano un premio lo apuntaré en mi CV para después volver a entregarlo en otros sitios donde también hay primos y amigos. Paso. Prefiero que mi CV sea mi obra, disponible on-line para todos.

Resumiendo, en esta vuelta de lo digital a lo analógico desearía vivir exclusivamente del arte y dejar mi trabajo de diseñador, pero de otra manera a la que parece estar establecida, quizás conociendo personalmente a todos o a la mayoría de mis coleccionistas, ofreciéndoles un precio razonable, desde un taller-showroom propio que me permita cercanía con mi comprador, olvidarme de galerías, no así de espacios expositivos sin ánimo de lucro, tener buena cobertura en internet, tanto propia como en redes sociales y sobre todo creer en mi mismo como artista siempre, sin entrar en que tenga más o menos dinero.

www.chusgaliano.es