11-5-2020, 14:47 h. - ID. 200
k-ant NOARTISTA
Hola zzz, gracias de nuevo por participar con esa obra de Joseph Kosuth de título "la luz no tiene color y el significado no tiene sentido" que relaciono con una parte de este comentario y con mi obra que aquí muestro titulada "Lo importante no es la información, sino los medios" de mi serie "Mensajes".
Quería puntualizar un detalle de tu comentario sobre mi libro “Conversaciones sobre autenticidad..” en el que indicas que el medio es el mensaje y “que tanto el emisor como el receptor del mensaje son piezas de un mismo sistema polarizado.. destinados a encajar inevitablemente en el fenómeno comunicativo.”. Debo matizar esta afirmación respecto a mis conclusiones mencionadas en ese libro ya que das a entender que el proceso de comunicación es un acto inevitablemente efectivo debido a la participación del medio en el contenido del mensaje, pero desde mi punto de vista, el acto de la comunicación se consuma siempre (como tú bien dices) porque media otro factor imprescindible (desde mi punto de vista), es la autoridad. La autoridad dispone del control de los medios de masas y filtra los contenidos que defienden la credibilidad de las ideas que sustentan el status quo y la consistencia de la realidad que garantiza su poder. Es decir, según mi punto de vista, la comunicación está siempre garantizada porque existe una relación de poder, de dominación y sumisión entre comunicador, que utiliza la autoridad, y el receptor, acepta los contenidos porque le son impuestos, los acepta porque así se garantiza su supervivencia, lo hacemos por necesidad.
Según tu observación el nuevo Arte, el Arte del fin del lenguaje, el Arte que no precisa comunicar ni significar nada, rompería esta tendencia de comunicación infalible, pero desde mi perspectiva esta comunicación “infalible” es totalmente ficticia, es una obligación impuesta por la autoridad, el Arte actual por tanto se libera de esa autoridad, entra en el terreno de un proceso de abstracción-antisignificación que desconocemos totalmente, es decir, no nos han enseñado a comunicar, sino a obedecer.
Este proceso es totalmente nuevo y desconocido, por eso no funciona como nos han enseñado con los esquemas de comunicación del colegio, pues nos han enseñado la comunicación basada en la autoridad, por tanto, no podemos, ni sabemos comunicar sin mediación de la autoridad. En este punto veo una relación con la obra de Joseph Kosuth de título "la luz no tiene color y el significado no tiene sentido" según la cual "el significado no tiene sentido" porque no importa, lo que cuenta es la autoridad no el significado, el cual somos incapaces de criticar, ni se requiere comprenderlo, tampoco hay posibilidad de discutirlo, sólo cabe aceptarlo.
El Arte moderno es pionero en este aprendizaje, tenemos entonces la sensación, ante este novedoso proceso de comunicación exento de autoridad, que nos sumergimos en el caos, en los significados confusos, pues los referentes previos (ideas y prejuicios) que impone el medio desaparecen. Este proceso de desmaterialización de los prejuicios que realiza cierto Arte moderno es totalmente pionero, en otras facetas de la sociedad eso está totalmente prohibido, no podemos reinventar los prejuicios en los que se basa la comunicación en la política, en la sociedad, en la literatura, en la filosofía ni en la religión, todos estos lugares están copados por las voces autorizadas respectivas, de acuerdo con la ideas preestablecidas, pero el Arte sí permite la crítica de la realidad, en un reducido círculo artístico, como es el Arte conceptual.
Cuando yo pongo una mierda en una galería o hago una obra que la gente percibe como una mierda parece que estoy diciendo que el Arte es una mierda, pero esta crítica no tiene cabida en otros ámbitos de la vida, en los que sólo lo bello, perfecto y adecuado tiene cabida, perfección debidamente filtrada por los medios, tampoco el público en general está dispuesto a aceptar una crítica auténtica ni a que se cuestionen sus ideas interesadamente inculcadas. Sin olvidar el hecho de que las obra de cualquier nuevo/a artista, que no haya sido señalado/a por el dedo de los medios, debe aceptar ser recibido/a como uno/a más del montón de spam, basura y contenidos no solicitados, es decir, como una mierda por el mundo del Arte. Por tanto no puedo sentirme más feliz de encontrar esta pequeña puerta abierta a la mierda y al caos en el Arte a través de la cual puedo comunicar mis pensamientos.
Entonces, en el estado actual en el que sólo lo pulido, perfecto y conveniente es considerado como un mensaje válido en la comunicación, pienso que este Arte nuevo, que ha sepultado las antiguas normas del lenguaje convencional basado en la autoridad, ha abierto una pequeña puerta a cierto caos, cierta ciberbasura, algo nuevo, a nosotros/as, cuando el resto de lugares nos han cerrado sus puertas, aquí aún se mantiene abierta, a duras penas, la posibilidad de una comunicación auténtica, horizontal y sin mediar autoridad.