10-5-2020, 17:7 h. - ID. 197
k-ant NOARTISTA
Hola zzz, creo que tu obra homenaje a Joseph Beuys tiene un simbolismo muy sugerente. Al principio, cuando la vi sin conocer tu explicación, pensé que era una obra surrealista, pero después de leer tu razonamiento al crearla creo que tiene mucha relación con los conceptos fundamentales sobre los que gira, en su estado más profundo, estas iniciativas de Arte por Habichuelas y mi obra como NOARTISTA en general: ¿Qué son las ideas? y ¿qué es la realidad?.
Acompaño este comentario con mi obra, inspirada por la tuya, que se titula "¿En qué piensan las hormigas?", aunque yo no me considero representante del gremio de hormigas tampoco tengo claro que lo que yo pienso sea representativo de lo que piensan el resto de hormigas.
Me gustaría proponerte en esta intervención un giro a tu obra Beuys-conejo, pero antes quiero dejar claros dos puntos muy importantes para mí:
1º. Yo no trato de convencer a nadie de nada, ni de hacer creíble ninguna idea en particular, no tengo interés en convencer de nada, no quiero fabricar nuevas ideas, ni creencias, ni identidades, ni naciones, ni religiones, ni arte, ni culturas nuevas.
2º. Tratar de comprender el “núcleo abstracto a partir del cual funciona nuestra conciencia”, como tú lo has calificado, es muy peligroso. Para entender en qué consisten esos peligros te invito a que leas el libro del último certamen de Arte por Habichuelas “En los límites del Arte” en el que se explora precisamente ese lugar donde nace la creatividad y las nuevas ideas, y cómo decidí dar por finalizado el proceso de definición de la idea “Arte”, el certamen, y exponer mis conclusiones sobre ese proceso de definición de una idea y de las propias ideas en sí, al percatarme que podía estar creando nuevas ideas con estos certámenes.
Básicamente el peligro que veo en todo esto es que cuando nos acercamos a los fundamentos de la consciencia también desnudamos la realidad, pues la realidad se sustenta en unas pocas cosas evidentes y en muchísimas otras creadas por la mente del ser humano, esto son las ideas. Las ideas son los conceptos que definen nuestra identidad como pueblo, como territorio, como nación, nuestra identidad cultural, política y nos dicen las cosas que tenemos que creernos para poder interactuar con otras personas, con ideas e identidades similares, pues habrás comprobado que la interacción entre personas con identidades (ideas) alejadas entre sí es anecdótica o prácticamente imposible. Estas ideas son, desde mi punto de vista, los prejuicios, que son los que nos dicen lo que está bien y lo que está mal, las cosas con sentido y lo absurdo (la locura). Si desmaterializamos esas ideas (o prejuicios, como quieras llamarlas) el mundo simplemente se desmorona ante la mirada de quien realiza esa actividad, también puedes entrar en un estado de trance o locura al apreciar cierta lógica en cosas que el resto del mundo no ve o no concederle sentido a las cosas que al resto del mundo le parecen fundamentales.
Por eso, si tú o cualquier otra persona trata de recrear ideas nuevas, o su mundo propio, debe conocer estas consecuencias, mucha gente enloquecerá, algunos locos creerán recobrar su cordura y en general se pensará en el apocalipsis al desmoronarse la realidad anterior comúnmente aceptada.
Esto ha sucedido continuamente a lo largo de la historia, los pueblos y naciones enfrentándose a sus vecinos por diferencias irreconciliables entre ideas.
Las ideas han matado a más gente en este planeta que todas las pandemias juntas.
Por eso este aviso a aquellas personas que traten de usar estos argumentos y transformarlos en lucrativas ideas, supongo que a algunas personas el reconocimiento y el éxito les parece suficiente incentivo para obviar estas advertencias.
También debo decir que yo hago todo esto para comprender y conocer las materias que observo, como el Arte, pero es cierto que con solo esta observación y definición de los objetos observados se produce esa desmaterialización de las ideas preexistentes.
La mera observación de cualquier objeto también implica su revisión, y por tanto, su desaparición tal y como lo conocíamos antes.
Después de toda esta reflexión sobre las ideas te propongo el giro a tu obra de Beuys-conejo. Está basada en esta teoría, ya apuntada anteriormente:
- Nuestra realidad es una esfera que gira de una forma conocida contenida dentro de otra esfera, mucho mayor (95% mayor), de “realidad” totalmente desconocida, que es la que realmente mueve a nuestra pequeña esfera de realidad conocida.
Comparándolo con tu representación de Beuys-conejo sería como decir que el pequeño mundo del conejo depende del mundo de Beuys y lo que éste decida hacer con el conejo. Según mi punto de vista lo interesante, en el caso de estas dos esferas o planos existenciales es que llegaran a comunicarse de alguna manera. El conejo está claro que no puede acceder a la realidad de Beuys, pero Beuys tampoco puede acceder a la realidad del conejo, pues cree que el conejo piensa en zanahorias y en “cosas de conejo” cuando la realidad es que el conejo está soñando que es un bípedo, elegantemente vestido, seguramente un alto cargo (o Dios) en su realidad particular soñada y que sufriría un grave shock si se percatara que su realidad depende de un tipo con sombrero, medio desnudo y con bermudas.
Por tanto no creo que Beuys deba informar al conejo de la realidad de Beuys, sino que debería preocuparse por conocer cual es la realidad subjetiva del conejo, aunque esta realidad le parezca a Beuys totalmente enajenada, ya que para el conejo su propia realidad interior es la auténtica, es el fruto de su percepción y su razonamiento conegil.
Es lo que he definido como “autenticidad” respecto a la obra artística y que queda explicado en el libro “Conversaciones sobre autenticidad y descontextualización en la obra artística moderna”.

Ahora voy a explicarte de dónde he sacado lo de las esferas de realidad y el porcentaje: Lo he sacado de la ciencia y de las religiones, pues aunque ambas concepciones del universo parecen estar totalmente alejadas, en ese punto se ponen de acuerdo, por tanto, si todo el mundo está de acuerdo en algo yo no voy a ser quien les contradiga ni invente nada nuevo.
Según la ciencia el 95% del universo es desconocido, existe por tanto una esfera formada por un 95% de ignorancia que contiene al universo conocido, y según las religiones los dioses o voluntades que han creado el universo son inaccesibles por los humanos, en el caso de las religiones además existe toda una amplia gama de resoluciones formales en cuanto al universo, pero esto no es lo importante para la teoría de las esferas de realidad, sino el hecho de que la "esfera divina" es inaccesible desde nuestra pequeña esfera de realidad mundana.
Entonces si los humanos somos el conejo y Beuys son los dioses creadores, o el 95% del universo que admite la ciencia desconocer, ¿tiene sentido que vengan a hablarnos de las cosas de ese otro universo totalmente desconocido para nosotros/as?.
Tampoco tengo muy claro que tenga algún sentido que Beuys trate de comunicarse con un conejo o que los dioses tengan algo que decirnos, ni siquiera tengo claro que existan esas dos esferas de realidad (aunque parece que todo el mundo parece estar de acuerdo en ese punto).