3-5-2020, 16:48 h. - ID. 190
Artejo
Covid.

Una mirada irónica en tiempos de crisis.
La mascota olímpica pretendió ser, bajo mi punto de vista, con su imagen amable y brazos extendidos, un símbolo de la alegría, la unión y el buen rollo.
En estos días, nos damos cuenta de lo que verdaderamente importa.
Parece ser que estamos valorando las cosas y sobre todo a personas. Gentes a las que antes no habíamos prestado atención y que ahora nos resultan imprescindibles.
Ahora es cuándo reaccionamos, mostrando el apoyo y reconocimiento que se merecen.
Se dice que los malos tiempos son necesarios para aprender y mejorar.
Cuando todo esto acabe, veremos si nos sirvió de algo…