3-5-2020, 15:41 h. - ID. 189
k-ant NOARTISTA
Hola Elena, hoy he visto un reportaje en la tele en el que su presentadora ha dicho una frase que me ha puesto los pelos de punta. La frase decía algo así:
“El covid-19 ha provocado una grave crisis económica pero que ha tenido una pequeña y positiva consecuencia: los ecosistemas se están recuperando ante el receso de la actividad humana”.
Enseguida me he acordado de tu comentario en el que decías que esto es quizá un aviso del planeta.
Lo que me ha puesto los pelos de punta de esa afirmación es que la presentadora, como muchísima más gente, cree que la recuperación de la salud del planeta es una anécdota comparada con la paralización de la economía, pero entonces ¿para qué sirven todos los movimientos ecologistas si al final lo único que de verdad importa al mundo entero es el modelo de crecimiento económico?.
Esta pandemia nos ha enseñado que podemos vivir con lo justo, podemos vivir sólo con lo necesario y así reducir el desgaste del planeta, pero será a costa de detener el sistema económico productivo actual basado en el exceso sin medida bajo el principio empresarial de crecer y multiplicar la producción cada año.
Hasta que no entendamos que este sistema económico sólo nos conduce en una dirección, hacia el agotamiento del planeta y de la propia humanidad, no empezaremos a desear prescindir de muchos excesos a cambio de un aire más limpio y un planeta saludable.
Esta recuperación momentánea de la salud del planeta es un gran regalo que debería servirnos como camino a seguir para salvar el planeta, y no considerarlo una simplre anécdota, pero sucede que en la intención del ser humano está el alimentar la economía y el crecimiento desmesurado, no alimentar a los seres humanos ni su bienestar.
Ahora lo he entendido, por eso me ha escandalizado esa frase de la presentadora, cuando reconozcamos que esta momentánea recuperación de los ecosistemas no es sino un gran regalo del planeta (o quien sea) que nos ha permitido comprobar que sí podemos hacerlo, que podemos vivir y dejar un mundo mejor a nuestros hijos/as, quizá la naturaleza nos ha enviado (como tú proponías) este aviso como muestra del camino a seguir, que además nos demuestra nuestra hipocresía al pretender hacer compatible la salud el planeta con un sistema económico basado en el crecimiento desbocado. Hemos pensado entonces, al ver pararse este monstruo de consumo, que nos devora la crisis y se cierne el desastre económico, pero es que este sistema no es compatible con la vida del planeta y la del ser humano.
Quizá ha sido la propia naturaleza la que nos ha mostrado el camino con esta prueba de la pandemia. Quizá no haya más pruebas ni más avisos sino tomamos nota de que somos nosotros/as mismos los/as responsables de la asfixia del planeta provocada por este irracional modelo de crecimiento económico, basado en la economía, no en la vida.