20-4-2020, 21:16 h. - ID. 170
k-ant
Gracias Maria por compartir aquí tu obra y tus emociones sobre esta pandemia.
Es cierto que está sucediendo lo que señalas, los familiares que nos abandonan de esta forma tan repentina y en ocasiones sin posibilidad de acompañarlos en ese último momento por el aislamiento. Sirvan nuestras obras para acercarles nuestro cariño y revivir su recuerdo en nosotros/as.
Es normal que este confinamiento nos despierte el/la artista dormido, o que todo el mundo desee mostrar lo que llevamos en el interior, porque nos hemos detenido a mirar ahí dentro y queremos contar lo que hemos visto, el ritmo de nuestra vida cotidiana no nos ofrece esta opción, hay objetivos que cumplir, tareas que realizar, facturas que pagar, pero ahora obligados/as a parar tenemos tiempo para reflexionar, hay quienes reconocen señales, quizá la naturaleza se manifiesta o una voluntad supranatural nos avisa, quien sabe, tal vez nada tenga relación con nada, pero el ser humano ve esas relaciones y así encontramos una lógica para todo. En cualquier caso lo que encontramos dentro de nosotros/as mismos/as deseamos comunicarlo.
El Arte cumple una función expresiva, el Arte es necesariamente una comunicación, pero no es la fundamental. Ya sé que esto va en contra de lo que nos han enseñado, nos han enseñado a socializarnos, pero esa socialización, en nuestro mundo, es sinónimo de mercado, el que más vende o el que más visitas tiene. Cuando planteé el primer certamen de Arte por Habichuelas buscaba a esos/as artistas que sueñan (yo soñaba antes también) con ganarse la vida con sus obras, con subsistir con lo que les gusta hacer, su Arte, y de paso entender por qué, en la mayoría de los casos, continuamos haciendo nuestras obras sin esperanza de alcanzar esas ventas que nos permitan vivir de nuestras creaciones.
Con el paso de los certámenes y con las experiencias aquí recogidas he de reconocer que estos certámenes son marginales porque se mueven en el límite del Arte, no satisfacen requisitos de éxito ni de popularidad, sino de expresión personal, a veces de ideas propias, otras de estilos o propósitos particulares. Es el ámbito en el que reconozco me encuentro yo, por eso inventé el NOARTE, para definir esta nebulosa fuera del Arte, quizá otras personas se han reconocido también en estas situaciones que hemos ido encontrando durante estos certámenes, quien sabe si seremos nuestro único público, pero para eso está Arte por Habichuelas, para quienes buscamos otra cosa que no hemos encontrado en el Arte, por eso existen estos certámenes, quizá no se han satisfecho las expectativas de algunas personas que buscan algo concreto aquí, pero es que este territorio está inexplorado, yo estoy aprendiendo a no esperar nada en particular, es un experimento que todavía me sorprende, aunque trato de explicarlo y documentar cada paso, para que cada cual extraiga sus propias conclusiones.