31-12-2019, 14:53 h. - ID. 100
k-ant NOARTISTA
Muchas gracias por participar Ana.
"Contenidos prefabricados, la pela manda":
Estoy de acuerdo contigo, pero sólo en parte. Estoy de acuerdo en que en el Arte hay diferentes miradas y formas de pensar, quizá tantas como personas existen. En los anteriores certámenes lo hemos comprobado en las diferentes definiciones de Arte y en los propósitos particulares que impulsan a cada artista a crear.
Pero existe un factor más que interviene en el Arte: la comunicación. Sin ella la obra artística sólo existiría para el propio artista, para nadie más, en ese caso no existiría la comunicación. En mi caso todas las vías de comunicación que conozco (excepto ésta que me ha permitido llegar hasta ti) están intervenidas por los intereses de los medios. Esos medios filtran todos los contenidos de modo que sólo llegan a nosotros/as los mensajes que satisfacen los intereses de quienes dirigen esos medios, sobretodo son intereses económicos e ideológicos relacionados con fines políticos y financieros (económicos también).
Yo no soy el único que ha observado esa relación entre los medios y el mensaje, la famosa frase de Marshall McLuhan “El medio es el mensaje” sintetiza perfectamente esta idea.
Yo como artista, mejor dicho, como virus del Arte (tal y como me estoy empezando a considerar ahora) he llegado a la conclusión de que no importa lo que digamos, no importa nuestro discurso, ya que todo está dicho y puedes escoger cualquier opción de discurso que desees entre filósofos, poetas, cantantes, pensadores y artistas, todos al servicio de la pela, con esperanzadores y armoniosos discursos que amenizan las veladas de los empresarios y políticos de turno. Discursos que no dicen nada comprometido, ni compromete al que los escucha, o a quien los adquiere por un módico precio (o no tan módico), exhiben unas bonitas y estéticas ideas recortadas y pegadas de otros (los clásicos normalmente), que al estar descontextualizadas del momento para el que fueron creadas (para el que sí eran comprometidas), ahora no dicen nada importante, nada comprometido, pero como nos suenan tan bien esos discursos congelados y precocinados los consumimos con devoción, además porque no hay otra cosa para comer.
Como yo tengo claro todo esto me considero a mí mismo un virus del Arte, un error discordante entre toda esta maraña perfectamente orquestada por los propietarios de los medios que nos dicen lo que debe ser el Arte. De mi serie “Virus Artísticos”, que puedes encontrar en mi web www.k-ant.me y en mi libro “Obras del NOARTISTA k-ant” (todo gratis), he adjuntado mi obra “Pack Artist TOY” que ofrezco al mundo del Arte a cambio de una importante retribución económica, un muñeco artístico en el que se pueden seleccionar más de 200 discursos artísticos y otras opciones políticas a criterio del empresario o mecenas del Arte. Ellos ponen los medios y también eligen el discurso que más les complace, el “Artist Toy” amenizará sus veladas con simpáticos discursos vacíos de compromiso real y llenos de falsas reivindicaciones de las que los dueños de los medios nos salvarán como los auténticos héroes de masas que son.